Being a mom

“Y pum. De repente, te miras al espejo de un hospital, y no te reconoces. Ni a ti ni a tu cuerpo, que hace a penas 5 horas ha dado a luz a un bebé precioso que llevaste dentro ni más ni menos que 41+4 semanas. De fondo se oyen los besos de M a Leo, y el olor a hierro invade tus fosas nasales”. Ahora, después de unas semanas veo las cosas con perspectiva, con menos intensidad y más serenidad. Pero aún así, sigo alucinando con el cambio tan brutal que ha dado nuestra vida… Y sigo en una … Continúa leyendo Being a mom