La recta final

Si os digo la verdad estoy que no me lo creo… A 4 semanas de mi fecha probable de parto, y todavía me parece mentira que dentro de mi esté creciendo la personita más especial e importante de mi vida.

Os mentiría si os dijera que no estoy nerviosa… De hecho ya llevo unos días un poco diferente. Son nervios buenos, de ganas de verle la carita a Leo… Esas cosquillas en el estómago al saber que dentro de nada mi vida, nuestra vida va a cambiar de arriba abajo… Esas ganas de conocerlo fuera de mi, y esa “melancolía” de no vivir este embarazo nunca más…

Esto es la recta final, y yo que soy tan y tan de dar vueltas, pensar, reflexionar… Me apetecía dejar aquí a modo de “diario” todo lo que estoy aprendiendo, lo que me ha enseñado este embarazo y sobre todo el gran cambio que ha supuesto en mi yo más profundo esta experiencia… Así que se viene un rollo de estos de los míos. Espero que os guste, y si sois mamás o futuras mamás, me encantaría leeros en comentarios.

LA PANDEMIA

En este embarazo, creo que he pasado y sigo pasando por un montón de estados emocionales. En general me siento muy contenta y feliz, pero también he tenido y tengo algunos momentos un poco más “down”. Aunque ya os he dicho en varias ocasiones que llevo bastante bien lo de estar en casa, el tema pandemia me está pesando bastante estas últimas semanas… Intento no mirar mucho las noticias, ya que parece que se acabe el mundo cada día. Pero ahora que ya me queda tan poquito, no puedo evitar pensar en todo lo que este bicho me ha quitado. Y sí, siento ser un poco egoísta ahora mismo, pero por culpa de este maldito virus, no he podido vivir el embarazo con mis amigos, ni con mucha parte de mi familia, que no me ha visto ni una vez con mi tripita. Aunque lo he gestionado bastante bien (creo), ha habido momentos de miedo al contagio, y está claro que cuando nazca Leo también estaremos bastante aislados y no podrán verle enseguida muchas personas que me encantaría que estuvieran.

No sé, intento ser positiva, y de hecho hago lo que tengo que hacer, cuidarme y cuidarnos… Pero me da rabia la situación, me da rabia que siga habiendo gente que pase de todo y no sea consciente de lo que está pasando… Y estoy cansada de esta situación…

Y luego está el tema pruebas, visitas, ecos… Doy gracias de estar viviendo un embarazo sin complicaciones, porque entrar a las visitas médicas sin acompañamiento no es fácil… En general no me puedo quejar, de momento me han atendido bastante bien en todas mis visitas, pero es cierto que al principio sobre todo hay miedos, dudas… Y las visitas son tan y tan frías, que las mamás nos sentimos un poco solas. Por eso es importante crear red y acompañarnos entre nosotras…

Como digo, me siento muy positiva la mayor parte del tiempo, pero quería reflejar también que no todo es siempre de color de rosa… Por esa misma razón, si te sientes un poco sola en esta situación, no te sientas culpable. Estamos viviendo una situación excepcional y unos embarazos para nada normales. Permítete estar triste a veces.❤️️

MI CUERPO

Bueno… No sé ni por dónde empezar a hablar de este tema. Empezando por el hecho de que al ser MUJER la sociedad ya nos equipa con una mochila llena de cánones, perfección… Cuando estás embarazada esto sigue igual… Y aunque os juro que en muchos momentos me he reconciliado con mi cuerpo, hay muchos otros que no.

No ha sido mi caso, pero suele haber mucha presión por los kg que se engordan en el embarazo por ejemplo… Y buff… las que ya habéis sido mamás, o las que estáis embarazadas me entenderéis… En muy poco tiempo experimentamos unos cambios BRUTALES en nuestro cuerpo. La curva de la felicidad la llaman, pero no deja de ser complicado mirarse al espejo y no reconocer tu propio cuerpo. Es cierto que el 97% de las veces que veo mi cuerpo en el espejo me siento feliz, orgullosa y poderosa, pero hay algunos otros momentos que no.

Y además, estamos expuestos a un mundo lleno de “postureo”. Por ejemplo: Yo llevo echándome cremas y aceites desde el primer día, sin faltar. Y ahora, en la recta final me han salido varias estrías en la tripa y en las piernas. Que es normal, que no es lo principal, y que no es nada importante…Pero también hay que ser realista y a mi personalmente me “jode” tenerlas y que a pesar de haber estado cuidándome la piel como nunca me hayan salido.

Así que si estás embarazada y te preocupan los cambios de tu cuerpo, no te sientas mal. Es tu cuerpo, lo quieres cuidar y es normal. ❤️️

No me malinterpretéis, estoy y me siento muy feliz. Seguramente estoy en una de las épocas más felices de toda mi vida y en la que más contenta estoy con mi cuerpo. Pero me apetecía también contaros que hay momentos de todo.

SENSACIONES DE LAS ÚLTIMAS SEMANAS

En todo el embarazo me he sentido con mucha energía, no he tenido casi síntomas y la verdad es que a parte de ir notando mi tripa más grande cada semana, puedo asegurar que me he encontrado mejor que nunca. Pero ahora que justo quedan 4 semanas para mi FFP ya sí que mi cuerpo empieza a avisarme… De hecho ha habido cosas que han “mejorado” y otras que han “empeorado” jajaja. Veamos…

El primer cambio más exagerado que he notado ha sido el cansancio físico. Hace ya unos días que siento que hago algo y me canso muchísimo más que antes. Por ejemplo, voy a dar un paseo por la mañana y ya por la tarde estoy KO. Cuando salgo de casa voy muy ágil, y cuando voy de vuelta, voy andando que no sé qué parezco😂 ¿Os pasa? Y lo segundo importante: Atarme los zapatos ya es algo bastante duro… Os juro que yo pensaba que nunca me pasaría, pero cada vez que me ato los cordones de las botas parece que haya hecho una hora de pilates.

Por otra parte, llevo unos días durmiendo mejor, ya que parece que Leo ha querido bajar un pelín, y ya sus pies bailarines no me “machacan” las costillas. En realidad está encajado desde finales de noviembre, pero sigo teniendo la tripa bastante arriba… Supongo que en estos próximos días irá bajando. ¡Qué nervios!

Y siendo sincera, aunque me gusta estar embarazada, ahora ya voy sintiendo que se me está haciendo largo… En realidad queda muy poquito, pero creo que estas semanas se me van a hacer eternas. Me siento más pesada, y me muero de ganas por verle la carita.

¿CÓMO ME SIENTO?

A nivel emocional estoy muy muy sensible en general… Muy feliz y muy emocionada por lo que está por llegar. A veces cierro los ojos, le hablo a Leo y me imagino que ya lo tengo aquí conmigo. Es muy HEAVY esta sensación, y sin ninguna duda me ha cambiado la vida ya antes de conocerle… A menudo pienso en como será cuando lo tenga en brazos y os juro que no me lo creo.

¡Ah! Y estoy súper llorona… Llevo unos días que madre mía… Por ejemplo ayer estaba tumbada con M y me empezaron a caer unos lagrimones que alucinas. En realidad no entiendo por qué… No estaba triste, pero supongo que las hormonas están revolucionadas a tope😂. También hace unos días, mientras cocinaba, sonó una canción y noté que el peque se movía y BOOM ya me caían los lagrimones otra vez. ¿Soy la única? Yo pienso… madre mía Iris si ahora estás así, cuando tenga a Leo en brazos ¡voy a flipar!

Ya os comenté en posts anteriores que el embarazo me estaba haciendo ver la vida desde otra perspectiva. Supongo que la pandemia también ha hecho su trabajo, pero estoy en un mood muy “HAKUNA MATATA”. Todo aquello que me aporte mal rollo lo elimino de mi vida directamente. Ahora más que nunca entiendo eso de “disfrutar de las pequeñas cosas”. Una simple siesta con M es algo mágico, un paseo en mi ciudad y ir a ver el mar es un privilegio, un rato de charla con mis amigas aunque sea virtual me da la vida… Y sin duda notar a mi bollito moverse dentro de mi es magia.

Ahora sí que sí, está a puntito de cambiar del todo mi vida. He procurado leer y escuchar a muchas madres diferentes contando sus experiencias y eso me ha hecho sentirme muy segura de mi misma. Si necesitáis un poco de “acompañamiento” en mi Instagram tenéis unos destacados de 🤰 y allí os he ido compartiendo cuentas que a mi me han venido genial. Por otra parte, debo decir que aunque tengo algunas preferencias en cuanto parto, alimentación, sueño, trabajo… no me cierro a nada, y no doy nada por hecho. Vamos a ir adaptándonos poco a poco y estoy segura que las personas que nos rodean nos lo van a poner fácil. ¡Qué importante es sentirse acompañada!

En un par de días ya tendremos la habitación del peque con sus cositas y os prometo que no veo la hora de tenerlo todo colocadito. Se me está haciendo esta semana… ¡INTERMINABLE! Ya tengo la bolsa del hospital “ready” , Por cierto, me vinieron genial vuestros consejos.

En fin mis amores, eso es todo. Espero que os haya gustado leerme. Os mando un saludo y un abrazo grande grande. El próximo post de esta sección del blog va a ser después de tener al peque supongo, así que ya os podré compartir otra parte de la maternidad.

Os love u❤️️

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .